El colegio en la segunda década del siglo veintiuno será reconocido  entre las mejores instituciones de Educación de Colombia, no solo por sus resultados académicos, sino por el perfil y posicionamiento de sus estudiantes y egresados, quienes como profesionales o miembros de la sociedad,  serán protagonistas por sus valores y cualidades humanas en las diversas comunidades donde desarrollen su proyecto de vida.